20 julio, 2009

Micky Rospigliosi


Hace tres días falleció Micky Rospigliosi.
Lamentablemente -para mí- nunca tuvimos una conversación final, nunca pude decirle a Micky que lo que pasó hace algunos años cuando me tuve que ir de “Ovación” ya estaba en el olvido; y es que no tuve la oportunidad o simplemente me dormí en mis laureles pensando en que el cáncer que lo aquejaba y la terquedad que siempre lo caracterizó le iban a dar unos meses mas de vida.

Hasta que murió no caí en la cuenta de que era tan grave.
Hace un par de meses Ramiro Rodriguez (el más leal de los amigos de Micky y a la vez uno de mis más extraordinarios amigos) me invitó a participar en el programa que él y Rospigliosi tenían en Radio Miraflores.

Sonaba medio descabellado: Micky estaba ya bastante convaleciente en esos días, además yo no había tenido la oportunidad de conversar con él sobre esta participación en SU programa. Ramiro -con su característico movimiento de hombros- me dijo que no me preocupe, que Micky iba a estar conforme con mi presencia y que si él no estuviera convencido de eso pues ni loco me invitaba al programa.
Y así fue, acepté participar y colaborar con lo poco que sé en el programa de quien finalmente fue mi mentor periodístico.
¿Mi mentor periodístico?...pues sí, su muerte me hizo caer en razón de que finalmente yo soy un comentarista formado bajo los conceptos que Micky manejaba, que quiera o no algo de su estilo puedo haber hurtado, que muchas veces – a pesar de que ya me había peleado con él- siempre compartía con exactitud sus comentarios; porque Micky para mi fue uno de los que formaron mi carrera lo quiera o no… aprendí de él tanto como aprendí de Mario Grau, de Don Enrique Valdez, de Rolly Cadillo o de Elejalder Godos... Con la diferencia de que Micky era el jefe, y era un jefe a veces malhumorado y jodido, pero siempre el más directo, el mas frontal, el nunca lameculos de nadie…yo he compartido y comparto hasta hoy sus ideas y siempre he sido parte de su forma de opinar y de su línea periodística…

Por eso es que hoy está al margen si me peleé con él, si me botó de su radio, si lo denuncié por no pagarme o si me mandó a la mierda…todo eso es anecdótico, todo eso ya había sido olvidado y subsanado con el tiempo, todo eso ya era parte de una gran anécdota y el destino me estaba permitiendo regresar a trabajar con quien me he sentido más cómodo en toda mi carrera, la vida te da sorpresas y esta es una que jamás imaginé…

Es muy simple: Micky fue uno de los más brillantes periodistas deportivos del Perú (claro, con sus defectos, nadie es perfecto) y a la vez fue un muy descuidado empresario que en algún momento como jefe me mandó a volar y que siguiendo esa línea luego sufrió el despojo de su propia radio por su propio amigo.

No es que te santifiquemos, una tendencia natural y humana ante la muerte, no, nada de eso, porque varios sabemos de tus defectos y virtudes, de tus victorias y derrotas…estas líneas no buscan santificarte, solo recordarte desde mi perspectiva; no es que te rinda un tardío homenaje, sabes que no le regalo palabras a nadie que no valga la pena, solo deseaba expresar algo que he tenido contenido mucho tiempo; ¿cómo es no?

Y mira pues, ahora que estás muerto no es que te conviertas en “buenísimo” con mis palabras…no, a ti eso te daría risa… ¡”Pipa” no jodas! me dirías… y si pues…eras tan humano como yo, tan periodista como yo…no, no quiero beatificarte, solo recordar lo poco que conocí de tu persona...

Además creo que el mejor homenaje es recordarte como eras: renegón, exigente, excelente comunicador, mejor periodista…jefe ladilla y a la vez quien le ha brindado la mayor cantidad de oportunidades a mas de la mitad de los periodistas deportivos que están por allí en circulación…
Pero bueno, eso solo lo sabemos quienes trabajamos en “Ovación” y te tuvimos como “El Director”…gracias por las oportunidades, me sirvieron hasta ahora, te lo aseguro.

Mis padres me enseñaron a ser agradecido, a pesar de las circunstancias que me separaron de esta carrera en la mitad del camino, te agradezco la oportunidad inmensamente.

Es por eso que volví a la Radio, para amistarme con quien finalmente me dio esas oportunidades, para apoyarlo ahora que pasaba momentos difíciles, para ver si uno de estos días se recuperaba y regresaba a la radio y junto con Ramiro empezábamos a descabezar a la jauría de sinvergüenzas que habitan nuestro fútbol... pero Micky nunca regresó…

La última vez que nos saludamos fue en el entierro de Mario Grau, nos saludamos como si nada hubiera pasado… y es que de verdad, creo que a esas alturas ya nada había pasado…siempre estaba pendiente la conversación que terminara por reunirnos nuevamente; admito que anduve resentido mucho tiempo y nunca me interesó conversar con él…pero en estos últimos tiempos, cuando me enteré que su “amigo” lo despojó de su radio y cuando vi que el cáncer lo estaba destruyendo cambié de actitud, tanto que regresé a trabajar a su programa y a velar desde allí por su mejoría… es muy cierto eso de que el tiempo subsana todo, por eso que acepté…

Lamentablemente nunca tuve esa conversación final, el viernes 17 de julio falleció después de 10 meses con un tremendo tumor en las entrañas…la verdad Micky que yo no la hago, no atracó lo de las quimios, no atraco ser un convaleciente, creo que me compro algo que me apague el televisor y listo…. Pero tú, como siempre, mas terco que la puta madre decidiste hacerle guerra a una enfermedad maldita e inhumana, otra vez me demostraste que “eres la cagada” que ni el cáncer ni nada te haría retroceder… me quedo con eso, sé que te fuiste en paz con varios a los que jodiste-porque sí que eras jodido- y que el final de tu vida puede incluso hasta resultar ejemplar para gente que necesita luchar hasta el fin.

El programa continuará, tu sucesor es Ramiro… ¿en esta tierra de traidores se te ocurre alguien mejor?...yo, por cuestiones del destino estoy allí, en tu programa, siguiendo la línea, línea que nunca dejé de compartir y que te prometemos respetaremos hasta el final…sería muy difícil que los que nos quedamos cambiemos… tú sabías que la “mermelada” no nos gustó nunca y ahora que no estás no sería digno para nadie… si no nunca me hubieras aceptado en tu entorno…los “mermeleros” no son de tu agrado.

La vida me ha sorprendido una vez mas, jamás imaginé estar en esta parte del camino siguiendo el legado radial del último programa fundado por Micky… el destino tiene estos vericuetos, estos ingredientes que le dan sazón a la vida…si me lo preguntaban hace un año me hubiera reído… descansa en Paz Micky, fue un gusto conocerte.
Ahh y de todas maneras queda pendiente la conversación!!!

5 comentarios:

Jorge G dijo...

Un grande del periodismo deportivo por sus comentarios y sus criticas, luchador como nadie, se apaga su voz pero su legado como periodista. hasta siempre ... micky
(excelente post narizon...!!!!)

Gente Grande dijo...

Buena, Kike, "al cèsar lo que es del cèsar" y en esta selva de cemento e idiferencias, es bueno reconocer a quienes, en algùn momento de nuestras vidas, nos dieron la oportunidad.Yo no trabajè con Micky pero soy un admirador de su padre "Pocho" con todos sus defectos y viryudes, para mì el gordo pocho fue un visionario del periodismo deportivo.Ahora las transmisiones deportivas, por el avance de la tecnologìa, es màs fàcil, solo hay que ponerle creatividad...Un barzo Kike..Bien..Muy bien...

Carlos dijo...

Es de grande aceptar nuestros errores, el pasado quedo atrás y que noble la enseñanza que recibistes, con todo aprecio Kike demuestras ser un caballero.

Anibalux dijo...

Lenin decía que las águilas vuelan más bajo que las gallinas, pero las gallinas jamás podrán elevarse a la altura de las águilas. Micky tuvo mil defectos, pero sus virtudes eran mucho mayores.
Se le va a extrañar, como aún se le extraña a Pocho.

Pao Vill dijo...

Hola Kike que geniales estas palabras que escribiste. Hoy sentí nostalgia recordando radio Ovacion y encontré tu blog. Yo también trabaje con Micky por poquito tiempo, fui una de las chicas del Gol de radio Ovacion, una super experiencia en mi vida. Genial la idea de Micky de un grupo de chicas hablando y narrando futbol. Creo que fue un ejemplo en periodismo para todos y un gran luchador. Que sigan los éxitos! A veces te escucho en capital. Un abrazo